El yoga no es sólo llevar a cabo una serie de ejercicios diarios, sino que además es un estilo de vida, que lleva a la persona a comportarse siguiendo unas pautas éticas, unos principios de vida y una alimentación adecuada.

A la hora de practicar yoga, como ya os comenté en el artículo anterior no sólo obtenemos una serie de beneficios mentales, sino también físicos.

Estos son algunos de los beneficios físicos que nos podemos encontrar a la hora de practicar yoga:

Como bien sabemos el yoga es un ejercicio físico y mental. Por lo tanto gracias a todo el ejercicio que llevamos a cabo y el trabajo constante de los músculos, nos ayuda a modelar nuestro cuerpo, provocando de esta forma que nuestra fortaleza vaya mejorando poco a poco.

La práctica de manera constante de yoga, nos ayuda a incrementar la capacidad de trabajo, consiguiendo una mayor resistencia.

 El yoga nos va a permitir tener un cuerpo más fuerte, flexible y saludable, eso si, siempre que consigamos practicarlo de forma continua. Siendo capaces de llevar a cabo una práctica diaria de yoga, nos ayudará a mejorar nuestra postura. Las posturas hacen que estiremos, tonifiquemos y fortalezcamos a la vez nuestros músculos.

 Gracias a la postura recta que debemos mantener en todo momento, nos hace que mantengamos una columna vertebral más joven. Como he comentado anteriormente, el yoga nos ayuda a ser más flexibles, dicha flexibilidad nos va a ayudar a evitar el deterioro de los discos.

Comentarios

0 Comentarios

Escribir comentario