10 beneficios de practicar Yoga para el cuerpo y la mente

¿Para qué sirve el yoga? ¿Por qué está tan de moda? 

Es sin duda el deporte de moda, en cualquiera de sus muchas variantes, porque cada vez más  tenemos el deseo de sentirnos bien y mantenernos saludables.

Sin duda el secreto del yoga está en que cuando empiezas a practicarlo, todo cambia a mejor: tu humor, tus relaciones personales, tu cuerpo, tu forma de pensar, incluso la manera de enfrentar los momentos difíciles comienzan a ser diferentes. Empiezas a descubrir tu verdadero yo y a enamorarte de ti misma, aceptando tus debilidades y potenciando tus virtudes. Destaparás la  mejor versión de ti misma, conectando cuerpo y mente, viviendo de forma más consciente y equilibrada.  

La práctica continua de yoga aporta beneficios a medio y a largo plazo para el cuerpo y la mente,  trabajando simultáneamente los aspectos físicos, psicológicos y espirituales del individuo.  

El yoga permite a quien lo practica sentirse ligero y «descontracturado». El cuerpo humano está  diseñado para el movimiento y el yoga es una gran herramienta para permitir que cada músculo,  articulación y órgano que componen nuestro cuerpo funcione mejor y con más libertad.  

Cada día más y más personas se suman a lo que no sólo es un ejercicio físico sino que conforma  todo un estilo de vida. 

1. Reduce tus niveles de ansiedad 

Según el sociólogo y profesor Ronald C. Kessler, de la universidad de Harvard Massachusetts, practicar habitualmente el yoga disminuiría la ansiedad como lo haría una terapia médica convencional.  

Esto se debe a que, al igual que otras formas de ejercicio, el yoga libera endorfinas. Las endorfinas son neurotransmisores en el cerebro que han demostrado mejorar el estado de ánimo, reducir los síntomas de depresión, aliviar el estrés y la ansiedad. Las endorfinas son esencialmente un antidepresivo totalmente natural.

2. Controla mejor el estrés 

disminuir-estres-yoga

¿Cuántos pensamientos te agobian cada día? La práctica de yoga puede ayudarte a hacer un paréntesis y poner tus problemas en perspectiva. 

El yoga nos lleva a concentrar nuestra atención de manera plena en el momento presente, un  lugar donde no hay cabida para preocupaciones ni del pasado ni del futuro.  

Deja la mente en blanco y céntrate en tu cuerpo, preocúpate solo de hacer bien los movimientos  y las posturas de yoga. De esta forma lograrás combinar los beneficios de las posturas a nivel  físico y de la meditación para liberar la mente de todo lo negativo. 

3. Fortalece y tonifica tu cuerpo por dentro y fuera 

Con el yoga no hay músculo que no se ejercite. Hay numerosas posturas para que trabajes y  fortalezcas cada uno de tus músculos, a la par que tonifiques el cuerpo. Además practicando yoga fortalecerás tus 

músculos de una manera muy funcional ya que todos los ejercicios y posturas se practican  utilizando tu propio peso. 

Al trabajar también la flexibilidad podemos acceder a partes del cuerpo que antes estaban cerradas y podemos trabajar así esos músculos. Algo que es difícil de conseguir con el resto de  ejercicios. Por otro lado, el trabajo de mantener el equilibrio en las posturas te obligará a activar todos y cada uno de los pequeños músculos que componen las diferentes partes de tu cuerpo.  

La práctica frecuente de esta disciplina no solo fortalecerá tus músculos - ¡sin agujetas! - sino que  también fortalecerá tus huesos. Siempre y cuando sea realizada de una manera correcta y  adaptada a tu nivel, no acumularás ácido láctico en el cuerpo. También fortalecerás tus huesos sin  perder masa ósea y potenciarás tu flexibilidad. Es perfecto para prevenir la osteoporosis. 

Muchas de las posturas fomentan también el buen funcionamiento del sistema inmunológico y el  sistema circulatorio.  

4. Ser consciente. Estar aquí y ahora 

ser-consciente-yoga

El yoga necesita de un intenso trabajo de concentración, que te ayuda a despejar la mente y dejar los pensamientos negativos a un lado. Además, como necesitas escuchar tu cuerpo y prestar mucha atención a la realización de las posturas, estarás más presente en el momento de hacer la  práctica.  

Te ayuda también a mejorar la claridad de mente en tu día a día y esto tendrá consecuencias muy  positivas como el ser más eficientes, más productivas en el trabajo o en cualquiera de tus  actividades cotidianas. Así como vivir de manera más consciente, dejando a un lado las  banalidades y dando prioridad a las cosas verdaderamente importantes.

5. Se puede practicar hasta en casa 

No se necesita de mucho material para practicar yoga. Con tener una esterilla y un buen conjunto que te dé libertad de movimiento, ya estás lista. Hay un montón de plataformas en donde puedes encontrar clases gratuitas, en YouTube o Instagram tienes infinidad de perfiles que  las ofrecen. Es recomendable que busques clases que se adapten a tu nivel o si lo prefieres,  puedes acudir a profesores para que te corrijan las posturas y evitar así lesiones. Si optas por seguir clases online, puedes hacerlo en cualquier momento. El yoga nada más levantarse es estupendo para estirar los músculos. También hay prácticas que te ayudarán a  dormir mejor si lo que prefieres es hacerlo por la tarde. No hay horarios, cualquier momento es bueno.  

Tampoco hay un lugar ideal para tu práctica. Lo importante es que estés cómoda y tengas  espacio suficiente para hacer las asanas. Lo podrás hacer hasta durante tus vacaciones en la  playa, no hay ningún tipo de restricción ya que no necesitas de material en concreto o de  condiciones especiales para hacerlo. 

6. Gana flexibilidad 

ganar-flexibilidad-yoga

Con la cantidad de horas que pasamos sentadas o en una posición estática, es necesario mover nuestro cuerpo para evitar que este se oxide y perdamos movilidad con la edad. La práctica de  yoga es perfecta para desarrollar o devolver a tu cuerpo su elasticidad natural.

Cuando practicas yoga, haces movimientos en todas direcciones, coordinando además estos movimientos con la  respiración, estirando músculos, engrasando articulaciones y despertando partes del cuerpo que  puedas haber dejado inactivas durante un tiempo. 

Sin embargo, la flexibilidad no viene automáticamente, al principio podrán parecerte  inalcanzables algunas posturas, pero a medida que irás avanzando en la práctica, aumentarás tu  flexibilidad muscular y podrás llevar tu cuerpo cada vez más lejos. 

7. Mejora tu equilibrio 

Además de la flexibilidad, las posturas de yoga te ayudarán a mejorar tu equilibrio. Para ello es fundamental controlar correctamente la respiración mediante la concentración.

Mientras más posturas sobre una pierna hagas más trabajarás el equilibrio. Las posturas invertidas o en equilibrio para los más avanzados te impulsarán a estar más concentradas en tu cuerpo y respiración, y te ayudarán a mejorar.  

8. Aprende a respirar de verdad 

Aunque parezca raro, no todo el mundo sabe respirar, tener una respiración de calidad o controlar la misma. Hay muchos factores que pueden influir en la respiración, por ejemplo, el estrés o la  ansiedad pueden hacer que tengas una respiración agitada y poco profunda, lo que irá disminuyendo la salud de tus pulmones.  

Con el yoga se trabaja la respiración consciente y profunda para mejorar tu capacidad pulmonar de una manera consciente, llevando la energía a todas las partes de tu cuerpo además de oxigenar la sangre mejorando el funcionamiento de tu organismo.  

La respiración yoguica o abdominal consiste en iniciar la inspiración por el abdomen para continuar en la zona intercostal y terminar en la clavícula, y en la espiración se haría el recorrido  inverso. Esto incrementa la oxigenación de las células. Haciendo esta respiración consciente y pausada también se ralentiza el ritmo cardíaco consiguiendo la relajación de los músculos.  

El control de la respiración también es fundamental para la concentración. Una vez controlada la  respiración podremos controlar el estado de nuestra mente y gestionar mejor las emociones.  

9. Fortalece tus defensas 

En los tiempos que vivimos es fácil tener los niveles de cortisol altos, esto es, una hormona relacionada con el estrés. Al tener estos niveles altos puedes sufrir cambios de humor, aumento de peso, presión arterial alta, problemas para conciliar el sueño o digestivos y cambios en el sistema inmunológico entre otros.

Al practicar yoga, estarás liberando endorfinas que contrarrestan los efectos de cortisol, aumentando la resistencia a enfermedades e infecciones además de reducir  los efectos del estrés.

10. Aumenta tu autoestima 

En el yoga, más que en cualquier deporte, el reto es contigo misma. Quizás el primer día no logres tocarte la punta de los pies, pero a medida que vayas practicando verás aumentar tu flexibilidad y un día conseguirás llegar. Esto te pasará con todas las posturas, y poco a poco  podrás ver y apreciar todo lo que tu cuerpo es capaz de hacer y hasta tu misma ¡te sorprenderás!  

Además cada vez estarás más conectada no solo con tu cuerpo, sino con tu mente, liberándote de prejuicios y aceptando tu cuerpo tal y como es, y estando agradecida por cada logro.  

No solo verás que tu cuerpo es más fuerte día a día sino que además todos los complejos que puedas tener dejarán de tener importancia. Estás sana y tu cuerpo es capaz de hacer todo lo que  te propongas, ¿qué más necesitas?

Comentarios

0 Comentarios

Escribir comentario