Hatha Yoga: qué es, beneficios y diferencias

Entre los diferentes estilos de yoga, el Hatha Yoga es probablemente el más conocido y el más practicado en el mundo. Su popularidad se debe a que, en comparación a los otros estilos como el Vinyasa, el Ashtanga, el Yin o el Kundalini, el Hatha Yoga se considera la práctica de yoga más pausada, y, por lo tanto, la más llamativa para los principiantes. Sin embargo, no por ser la más pausada es la menos intensa: el Hatha Yoga tiene muchos beneficios y cuenta con posturas (asanas) y características muy específicas. ¡Te contamos todo acerca del Hatha Yoga en este post!

 

¿Qué es el hatha yoga?

Partimos de la base de que la práctica del yoga tiene como principal objetivo conectar cuerpo, mente y espíritu. Las clases de Hatha Yoga incluyen posturas, conocidas como asanas, pranayamas y ejercicios respiratorios como son la meditación y la relajación, para llegar a conseguir esa transformación física y mental. Pero además, con la práctica del Hatha Yoga conseguirás un mejor estado físico. Como decíamos al principio, este estilo de yoga es el más practicado de todos los estilos que existen; lo practican todo tipo de persona independientemente de su edad o condición física.

 

Origen del Hatha Yoga

La palabra Hatha está formada por dos palabras en sánscrito: Ha significa sol y Tha significa luna – dos astros que representan lo masculino y lo femenino respectivamente. Además, Ha (sol) representa la energía más activa mientras que Tha (luna) hace referencia a la relajación y al descanso. Estas dos energías crean el equilibrio entre la acción y la relajación. De ahí, que el Hatha Yoga sea un estilo que une la fuerza y el equilibrio en su práctica. En las clases esto siempre se refleja por el inicio y el final de la práctica: las clases de Hatha Yoga siempre empiezan con saludos al sol - que ayudan a calentar y activar el cuerpo- y finalizan con una relajación en postura de Savasana.

Para remontarnos al origen real de Hatha Yoga, podéis leer el libro más conocido acerca de este estilo, escrito por Swatnarama en el siglo XV titulado Hatha Yoga Pradipika (Luz en el Hatha Yoga).

 

Beneficios de Hatha Yoga

La práctica de yoga constante te aportará muchos beneficios, no sólo a nivel físico pero también a nivel mental y espiritual. La buena sensación con la que terminas la práctica de yoga es lo que hace que las personas quieran repetir hasta que lo incluyen en su rutina.

  1. Reduce el estrés y calma la respiración. El resultado de disminuir la ansiedad y el cansancio, se ve reflejado en un bienestar físico y emocional. La práctica de yoga es un remedio meditativo que te hará salir de la clase más relajado y a la vez más activo.
  2. Mejora el estado físico. No importa si eres flexible o no, con la práctica de Hatha Yoga conseguirás que tu cuerpo consiga una mayor elasticidad y flexibilidad. Además, gracias a las posturas, como el perro boca abajo o planchas, conseguirás tonificar los músculos y obtendrás más fuerza en la espalda y hombros.
  3. Mejora el equilibrio y, en definitiva, ayuda a tener mayor control sobre tu cuerpo. Sobre todo al realizar posturas, el equilibrio es una parte muy importante para lograr esa estabilidad necesaria para realizar bien el ejercicio y fluir sin perder el control de tu cuerpo.
  4. Corrige la postura. Al ganar fuerza en los músculos, especialmente los de la espalda. Conseguir una buena postura de espalda te evitará tener posibles dolores y tener una posición saludable siempre, no sólo practicando yoga. 

Posturas de Hatha Yoga

Como hemos comentado anteriormente, el Hatha Yoga puede ser practicado por todo el mundo, ya que no requiere una flexibilidad extrema ni un estado físico específico. Con cada práctica irás mejorando todas las condiciones.

Una clase de Hatha Yoga suele comenzar calentando el cuerpo, despertando todos los músculos con la postura del gato vaca, donde se mueve la columna vertebral, sueltas tensión y respiras conscientemente. Después, el calentamiento continúa realizando unos cuantos saludos al sol, que prepararán tu cuerpo para las siguientes posturas del yoga. 

En una clase de nivel medio, se pasaría a posturas más adelantadas como son los guerreros, la postura del árbol e incluso se incluyen posturas invertidas para terminar el bloque fuerte. Para empezar a enfriar el cuerpo después del esfuerzo realizado, se pasaría a posturas en el suelo de forma sentada como sería la postura de la pinza. Y para terminar, como en cada clase de yoga, el cuerpo se terminaría de enfriar y relajar con la postura de savasana.

 

¿Qué diferencia hay con otros tipos de yoga?

Dentro del yoga, existen varios estilos, como comentábamos al principio de este post. Hace unas semanas os explicábamos más detalladamente los estilos de yoga que existen.

 

Material Hatha Yoga

Lo primero que tienes que tienes que conseguir es un buen conjunto de deporte, específicamente para yoga ya que la comodidad es imprescindible para poder disfrutar de la práctica de yoga. Para ello, te recomendamos conjuntos de leggings y tops deportivos, puedes encontrar una enorme variedad de conjuntos en nuestra web.

Para completar la experiencia del yoga, te recomendamos el material básico que necesitas para que no te falte nada. Para empezar, lo más importante es contar con un buen mat de yoga. En nuestra web encontrarás dos tipos mats, unos de 2mm y otros de 4mm, ¡elige el que más te guste!

Otro accesorio que te vendrá bien es el bloque de yoga. Es muy útil para las posturas en las que necesitarás llegar al suelo o para colocar debajo de la espalda para evitar lesiones en la espalda.

Hidratarse antes, durante y después de la práctica de yoga es muy importante para sentirte activa. Nuestras botellas de acero inoxidable son perfectas para llevar a todos lados. Además, está disponible en diferentes colores.

Y para llevar todo este material, es muy recomendable tener una mochila en la que puedas meter todo tu material. ¡Nuestras mochilas y neceseres te harán la práctica mucho más fácil!

Comentarios

0 Comentarios

Escribir comentario